Miles de viajeros afectados por la huelga de Renfe pese a que solo la han secundado 260 trabajadores

Miles de viajeros se han visto este lunes afectados por la jornada de huelga convocada en Renfe por CC OO pese a que esta solo ha sido secundada por el 6,26% de los trabajadores llamados al paro, que coincide con una fecha de operación salida de vacaciones por el final de la primera quincena de julio. Un total de 260 trabajadores de los 4.091 que empleados que podían sumarse al paro por no estar incluidos en servicios mínimos o de vacaciones han secundado la huelga en los dos primeros turnos de madrugada y de la mañana de este lunes, según datos de la empresa. Teniendo en cuenta estos datos de seguimiento, Renfe avanzó su intención de recurrir en los tribunales la convocatoria de una huelga que tacha de «improcedente» e «injustificada».

Los fuertes servicios mínimos impuestos por el Ministerio de Fomento han impedido que el impacto de la huelga sea mayor pero, pese a ello, miles de viajeros de trayectos regionales y de larga distancia (AVE y Alvia) han tenido que cambiar su billete o ser recolocados en otros trenes. Otras decenas de miles de trabajadores han debido madrugar más para coger el tren de Cercanías con el que acuden diariamente a su puesto de trabajo.

Los trenes incluidos en los servicios mínimos han circulado con normalidad, según coinciden tanto la empresa como el sindicato convocante. La resolución de servicios esenciales ante el paro dictada por el Ministerio de Fomento garantiza la circulación de 280 trenes de AVE y Larga Distancia, el 72% de los inicialmente programados para esta jornada, lo que ha supuesto cancelar 107 trenes.

Además, se establece que salgan 390 trenes de Media Distancia (regionales), el 65% de los previstos, tras la supresión de 213, y el 50% del servicio de Cercanías, porcentaje que se eleva hasta el 75% en horas punta.

Posición del sindicato

En contra de las cifras de la empresa, CC OO estima que entre un 70% y un 75% de los trabajadores llamados a la huelga se han adherido a la misma, aunque en Madrid esa cifra se iría al 80%. El sindicato ha hecho hincapié en que se han respetado los servicios mínimos, que consideran «abusivos». Esta jornada de paro de 23 horas ha sido convocada para protestar porque la empresa ha «incumplido» lo pactado respecto a las tres principales materias del nuevo convenio: la creación de empleo, la reducción de jornada y el incremento salarial, según explica el sindicato.

Las mayores diferencias con la empresa se producen por la pretensión del sindicato de aplicar de forma acumulada, mediante la consecución de diez días libres, en vez de mediante una disminución de cada jornada diaria, la reducción de la jornada laboral semanal a las 37,5 horas que le reconocieron los últimos Presupuestos. De esta forma, sumarían 51 días de vacaciones, junto a los a los 35 días naturales de vacaciones y a los otros seis días de asuntos propios con los que ya cuentan.

El secretario general del sector ferroviario de CC OO, Manuel Nicolás Taguas, aseguró que no descartan «volver a la carga» con nuevas convocatorias de huelga en Renfe en los próximos meses de agosto y septiembre en caso de que la compañía no atienda a sus reivindicaciones.

Para los viajeros de aquellos trenes no incluidos en servicios mínimos, Renfe ofrece cambiar el billete para otro tren de este mismo lunes, siempre que sea posible, o bien anularlo o cambiarlo de fecha.

 

Fuente de la noticia