Canfranc vive su día grande confiando en volver a ver pasar los trenes a Francia

El 18 de julio de 1928 el rey Alfonso XIII inauguró la Estación Internacional de Canfranc, una fecha que supuso la apertura de una vía de comunicación entre España y Francia, consiguiendo de esta manera atravesar los Pirineos, una frontera infranqueable hasta entonces. Por ello, desde esta localidad del valle del Aragón, cada año desde hace seis, se quiere recordar este hecho que marcó la historia con todo lujo de detalles. Vecinos y visitantes de Canfranc vuelven a los años 20 gracias a la celebración de la recreación de la inauguración de la Estación Internacional, en un año en el que hay más optimismo de cara a la reapertura de la línea, debido a los importantes pasos que se han dado.

El alcalde de Canfranc, Fernando Sanchez, ha tomado la palabra instantes antes del inicio del acto, apuntando que se trata de un día de fiesta, cultural, de recuerdos, de visibilidad, «pero también es una original reivindicación». Desde hace 49 años, «ya no han vuelto a pasar trenes hacia Francia y queremos que vuelvan a pasar», ha añadido. Ha estado acompañado de la Consejera de Ciudadanía María Victoria Broto, que ha insistido en que la conexión con Francia «es fundamental».

Pasadas las 12.00 ha comenzado el desfile de la comitiva, con miembros del real cuerpo de Caballería, la banda del cuerpo de ingenieros de Jaca y la representación de la vida social de la época. Posteriormente, el rey Alfonso XIII ha salido de la Estación Internacional de Canfranc, acompañado de Primo de Rivera, para, tras saludar a los asistentes en el puente, dirigirse a recibir al presidente de la República Francesa Gaston Doumergue. Tras la interpretación de los himnos de Francia y España han tenido lugar los discursos. «Hoy se abre una nueva vía de comunicación para darnos la mano entre los dos pueblos que tenemos el honor de representar», ha dicho el monarca. Por su parte, Doumergue ha definido este hecho histórico como «un nuevo lazo de unión entre Francia y España». Igualmente se han referido al edificio de la estación como «un puente de unión entre España y Francia». Las jotas aragonesas y los dances franceses han cerrado el acto principal, que ha concluido con la marcha de las dos principales autoridades española y francesa.

Tras el acto central, en la plaza del Ayuntamiento ha habido un photocall con música ambiente de 1928 y Mercado de Artesanía de La Jacetania. Esta tarde continuarán las actividades, con una exposición fotográfica en el porche del Ayuntamiento a las 17.00, el encuentro de autoridades aragonesas y francesas en la boca del Túnel del Somport, con brindis incluido, y el broche final en el vestíbulo de la Estación Internacional, de la mano de Starkytch. La jornada se cerrará con una discomóvil en la carpa de fiestas.

Canfranc comienza con esta recreación varios días de intensa actividad, con la celebración de sus fiestas patronales en conmemoración del 91 aniversario de la Estación Internacional. Mañana día 19, arrancarán oficialmente con el pregón del presidente de Nueva Aquitania Alain Rousset, a las 19.30. El primer edil ha animado a todo el público a «llenar la plaza, para que Rousset se vea arropado y recompensado por su esfuerzo». Y es que una hora antes se le nombrará hijo adoptivo de la localidad, por ser uno de los mayores impulsores de la lucha por la reapertura del Canfranc.

Fuente de la noticia